Declaración de Chichén Itzá

Ruta Maya 2011 – En busca de Chichén Itzá

67El tratar de emprender una aventura conlleva, en principio, la manifestación de querer ver cumplido un deseo. El día dos de julio del 2011 nos reunimos un grupo humilde de jóvenes con el deseo de cumplir un sueño, aprender sobre el pasado de la cultura maya y sobre la realidad actual de sus descendientes, para unir pasado y presente, hermanar pueblos y culturas, y con ellos rescatar y preservar un saber milenario, clave en estos tiempos en los que el continente latinoamericano clama con fuerza por su identidad cultural, ante el acoso de una globalización tecnológica y alienante que pierde cada vez más el contacto con las tierra y las personas.

DSC01455Ese día, en busca de los sueños, emprendimos la aventura y cuarenta días después, en Chichén Itzá, los expedicionarios de la “Ruta Maya 2011- En busca de Chichén Itzá y otras maravillas”, queremos agradecer a todas las instituciones que nos brindaron su apoyo, para hacer realidad nuestros sueños, contribuyendo con ello a la revitalización de diversos pueblos indígenas de Mesoamérica.

304780_2314194450129_4086432_nEl pueblo salvadoreño de Izalco fue la puerta de entrada a nuestra aventura. La alcaldía nos ofreció una calurosa bienvenida, donde aprendimos sobre la historia del pueblo, los indígenas náhuatl – pipiles y su gastronomía típica. Allí presenciamos las relevantes invocaciones de la madre indígena doña Juliana, que con su ceremonia no sólo nos enseñó la lengua náhuatl si no que convocó a todas las fuerzas de la naturaleza y a los espíritus de sus antepasados, para que pudiéramos cumplir con nuestro camino y llegar a Chichen Itzá. Y no falló, pues a pesar de las vicisitudes, los derrumbamientos en las carreteras y la falta de recursos, llegamos con todas nuestras fuerzas a Yucatán.

297093_2314237211198_7359185_nComo decía la canción que nos acompañó en nuestro periplo por El Salvador “no hay pájaro pequeño”, y este país que apenas se distingue en el mapa mundial, se nos mostró como un pájaro de alma gigantesca, y en todo momento nos sentimos vestidos de afecto y hospitalidad por la mirada de sus gentes. Queremos agradecer a todos los pueblos y sus fuerzas armadas, con los que intercambiamos culturas y que nos recibieron, abriéndonos sus puertas y ofreciéndonos lo mejor de su gastronomía.

39282957_2322040441144442_2194162872991350784_nEn el oriente del país, en el cantón la Leona de Intipucá, escuchamos en primera persona los problemas que sufren actualmente los indígenas, al no poder seguir cultivando la tierra de la misma forma que lo hacían sus ancestros. Todos los expedicionarios nos sentimos partícipes de ese sentimiento de frustración y nos unimos a su lucha, que llevaremos a cada uno de nuestros países. Pudimos visitar Santiago Nonualco, cuna del revolucionario Anastasio Aquino, que se rebeló contra los españoles en el siglo XIX, por las injusticias y la explotación de los indígenas.  Nos llevamos con nosotros ese espíritu de lucha, que es necesario rescatar para que los Nonualcos recuperen la libertad y la dignidad por las que Anastasio murió.

300315_2119260053664_3593462_nEn nuestro camino hacia el norte, visitamos los recintos arqueológicos de Joyas de Cerén, San Andrés, Tazumal y Cihuatán, donde aprendimos de manos de los guías, sobre el pasado de los pueblos indígenas y sentimos la magia de su pasado milenario. Por esos caminos salvadoreños fue grata la compañía de la policía de Turismo y de Víctor Flores un excelente guía que nos envió el Ministro de Turismo, a bordo de un cómodo vehículo que alivió nuestras numerosas necesidades logísticas.

307167_10150353613717275_1149918_nEn Honduras pudimos visitar el occidente del país, en una travesía no libre de incidentes y contratiempos, pero finalmente enriquecedora. Aunque cambiamos de país, nos sentimos igualmente acogidos por los pueblos. Desde Santa Rosa de Copán, donde iniciamos nuestro periplo por el país, pasando por Gracias, donde aprendimos sobre los pueblos Lencas y el líder indígena Lempira, hasta Comayagua, antigua Capital de Honduras, donde recibimos apoyo del Ministro de Turismo, que nos mostró la gran importancia colonial de esta ciudad. Queremos agradecer las gratificantes experiencias en cada uno de los pueblos visitados, especialmente por la interacción con ancianos y niños que se nos permitió vivir en Santa Bárbara y Taulabé que nos enriqueció personalmente y nos humanizó.

Acabamos nuestro camino en Honduras visitando la Joya Arqueológica del país, Copán. Allí disfrutamos de la simpatía de los guías, de sus bien documentadas explicaciones para aprender sobre los mayas y los chortís y sobre la ciudad considerada la” París de los Mayas”.

39184888_2322040564477763_8385257096580431872_nEn Guatemala el Instituto Guatemalteco de Turismo- INGUAT nos diseñó un atractivo programa, para cuya ejecución nos asignó a Luis Medina y George Buburg, dos excelentes funcionarios de su programa de Asistencia al Turista, quienes además de buenos amigos fueron la respuesta a las dificultades que surgían en el camino. Con ellos visitamos joyas naturales como el lago Izabal, la fortaleza de San Felipe, Río Dulce, el volcán Pacaya, uno de los muchos volcanes del país, y el lago de Atitlán con sus tres volcanes al fondo.

DSC01505El primer recinto arqueológico que visitamos fue Quiriguá, antigua rival de Copán, que cuenta con la estela maya más grande conocida hasta el momento. Antes de continuar por las zonas indígenas, visitamos Antigua Guatemala (capital del antiguo Reino de Guatemala) donde recorrimos sus calles en damero y su historia colonial, y la capital actual del país, donde aprendimos sobre la historia de su identidad racial y donde el Ministerio de Cultura y Deportes nos ofreció una demostración  del juego de pelota maya, del que tanto aprendimos en los sitios arqueológicos que visitamos, que además fue complementada con una conferencia sobre la cultura Maya por un especialista de la universidad de San Carlos

50En el Quiché pudimos ver la actividad indígena de primera mano en Chichicastenango, con su mercado en donde sólo se escuchaba Quiché y sus Iglesias, fiel reflejo del sincretismo religioso, donde, enfrente del Cristo se hacían ceremonias mayas. El destino nos hizo parar en santa Cruz del Quiché, donde visitamos las cuevas de Gumarcaj, donde los quichés todavía realizan ceremonias, y un taller de los tejidos típicos guatemaltecos que tanto vimos en todos los mercados de artesanía.

303599_10150359305922275_7321816_nAl igual que en Honduras, el broche de oro en Guatemala lo pusimos con la “Nueva York Maya”, Tikal, el recinto arqueológico más importante del país, en la selva de Petén. Los guías nos instruyeron en los secretos más recónditos de la ciudad, nos enseñaron el canto del quetzal en el templo II, los conocimientos sobre astronomía que los mayas poseían, las técnicas para controlar los mosquitos y la arquitectura para crear reservas de agua.

Antes de llegar a nuestro destino final, Yucatán, visitamos en Chiapas las zonas arqueológicas de Bonampak y Palenque, que con su singular arquitectura y su relevante historia, dejan claro el poder que llegaron a ostentar. Fue gracias a la rápida reacción del delegado de turismo en Palenque, Lic. Daniel Álvarez.

DSC02116En la capital de Yucatán, nos recibió su Gobernadora Ivonne Ortega, quien nos brindó todo su apoyo, lo que hizo de nuestra incursión al Mayab fuese tan fructífera. Visitamos la capital, Mérida, el convento de Maní, el más importante de la Ruta de los conventos, los sitios arqueológicos de Uxmal, con su estilo puuc, y Ek Balam, con su mezcla de estilos, la ciudad mágica de Izamal, con sus tres culturas, la ciudad de Valladolid y los cenotes de Dzitnup, lugares sagrados para los mayas.

311028_10150362255752275_7594336_nY como colofón a la expedición, y el objetivo de nuestros sueños, Chichen Itzá. De la mano de guías del Ayuntamiento de Tinum, recorrimos este impresionante complejo arqueológico, conociendo su significado y las razones por la que fue elegida por la humanidad como una de las siete Maravillas del mundo moderno. Fue aquí donde se clausuró la aventura y se inauguró la nostalgia. Desde aquí nos marchamos a nuestros países con un sentimiento de deuda con esos pueblos que nos han tratado con tanto esmero, pero con un firme compromiso de servirlos en la forma que esté a nuestro alcance, sobre todo en el futuro, porque aún somos jóvenes y tenemos una vida por delante para retribuir tanto afecto.

39165079_2322040531144433_5214114804427390976_nPor ello, no podemos dejar de reiterar nuestro agradecimiento a todas las instituciones que nos han apoyado para llegar hasta aquí. No sólo aquellos hombres y mujeres anónimos y de buena voluntad que nos abrían sus puertas y nos brindaban su amistad, sino también a aquellas instituciones y personalidades visionarias que varios meses antes de nuestra llegada dieron el respaldo decisivo para que esta expedición se tornara realidad.

37En realidad fueron muchos, pero un agradecimiento especial le debemos en México, a la Gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, el Presidente Municipal de Tunum, Don Evelio Mis Tum; en Guatemala al Viceministerio de Patrimonio Arqueológico Juan Carlos Pérez, el Viceministro de Relaciones Exteriores Ernesto Gálvez Coronado, al Alcalde de Flores Petén, Carlos René Caal, al Instituto de Estudios Étnicos de la Universidad San Carlos que nos seleccionó; en Honduras agradecemos a los Alcaldes de Santa Rosa de Copán, Comayagua, La Esperanza, Santa Bárbara, La Mancomunidad de Municipios Colosuca, entre otros; y finalmente en El Salvador al Ministro de Relaciones Exteriores, Lic. Hugo Martínez, el Ministro de Defensa, David Munguía, el Secretario de Cultura Héctor Samour, y la Secretaria de Inclusión Social Vanda Pignato.

28Después de esta gran aventura y otras que la precedieron, tampoco podemos dejar de soñar. En vista de las fuerzas que se han conjurado para que esta expedición fuera posible queremos hacer un llamado para una nueva aventura en el 2021, que nos lleve aún más lejos, en busca de unos sueños nunca antes concebidos, inalcanzables incluso para la más rica imaginación y que nos lleve a hermanar la ciudades prehispánicas de Chichen Itzá y Machu Picchu, hermanando en el camino más ciudades y pueblos que formen una unión en toda Latinoamérica, que sirva para realizar los valores de una identidad e historia comunes y que debe ser un ejemplo para el resto del mundo.

50Por ello, invocamos a las instituciones de entidades públicas y privadas con compromiso social, para que brinden el apoyo que requiere la Asociación Ruta Inka, que, patrocinada por una modesta empresa salvadoreña (Perú El Dorado S.A. de C.V.), organiza estas expediciones. Creemos que si recibe los apoyos y patrocinios que merece, muchos más países se sentirían protagonistas de estos encuentros interculturales por medio de sus mejores estudiantes, propiciando así un mejor entendimiento entre las naciones.

Chichén Itzá, 10 de agosto de 2011.

Firman…

Evelio Mis Tun – Presidente Municipal de Tinúm – Yucatán (Chichén Itzá)

Carlos Reneé Caal – Alcalde de Flores Petén (Tikal)

Roberto Alvarado – Alcalde de Izalco (El Salvador)

Marvin de Canales – Alcaldesa  de Santiago Nonualco (El Salvador)

Juliana Ama – Consultora de Naciones Unidas en asuntos Indígenas.

Rubén La Torre Valenzuela – Academia Diplomática del Perú.

Karina Ríos Díaz – Universidad de Colima

Esperanza Rodríguez – Universidad Complutense de Madrid

Horacio Ferrándiz Solís – Lester B. Pearson United World College

Edwin Hortúa Pardo – Universidad Nacional de Colombia ….

…. Siguen firmas de autoridades y expedicionarios participantes…

 

Anuncios